.

.

viernes, 21 de agosto de 2015

OSVALDO FRESEDO Y LA ORQUESTA TÍPICA VÍCTOR - PRIMERA PARTE

Bandoneonista, compositor y director; figura consular del tango, Osvaldo Nicolás Fresedo nació en Buenos Aires el 5 de mayo de 1897. Ha sido uno de los más importantes músicos de toda la historia del tango.
Con estas palabras, él mismo relató sus primeros años:
"Desde chico me gustaron los deportes. No puedo decir lo mismo del tango, porque recién lo descubrí en mi adolescencia. Pero, claro está, en casa lo más importante era la faz comercial en la que se manejaba mi padre. Por eso nos mudamos desde el centro a Ramos Mejía, de allí al barrio de Almagro, más tarde a Floresta y posteriormente a La Paternal. Tenía trece años cuando nos instalamos allí. Entonces descubrí al tango. A mí me gustaba de alma el deporte, al punto que a los once años gané una carrera pedestre que se organizó en la plaza Vélez Sarsfield. Como concurría a un colegio de Flores, solicité que me compraran una bicicleta para recorrer diariamente la distancia que separaba mi casa de la escuela. Y ya que contaba con un elemento de transporte, aproveché mi tiempo libre empleándome como cadete en una librería. 
Juntamente con mis hermanos Emilio y Héctor, para ese tiempo, fundamos un club de fútbol por nuestro barrio. Precisamente en ese entonces comencé a escuchar los primeros tangos. Supongo que habrá sido por medio de organitos. Lo cierto es que cuando tenía quince años, frecuentaba el café "Venturita", porque me apasionaba escuchar al trío de Augusto Berto, al que completaban Canaro y Domingo Salerno. Me apasionó el bandoneón y me decidí a ahorrar dinero, de cualquier forma, con tal de adquirir uno. Empecé con una concertina, a falta de posibilidades mayores. 


                                          

  Augusto Pedro Berto    



Con otros muchachos del barrio, además de fútbol, nos animábamos a tocar algún que otro tanguito. Cuando inicié mis estudios secundarios, en la Academia Pagano adquirí un bandoneón. Por supuesto en mi casa no sabían nada. No sé cómo, conseguí que un cochero de plaza, un tal Carlos Besio, me enseñara las primeras notas del instrumento. Para ello abandoné mis estudios. Porque desde mi casa salía decidido a concurrir a la academia.  Y en el camino enfilaba hacia donde podía tocar el bandoneón. Al poco tiempo, este hombre ya no tenía nada más que enseñarme. Y me inscribí en una academia musical con Pedro Desrets, quien me enseñaría solfeo y teoría."
En un momento determinado, mi padre se enteró de que yo había dejado de lado mis estudios. Entonces tomó una decisión extrema: me echó de mi casa. Después de vivir un tiempo en una piecita que me prestó Nelo Cosimi, aquel que fuera el primer actor del cine argentino, regresé a mi casa. Esta vez sí, mi padre aceptó mi vocación por el tango. Entonces, en una casa que linda con las vías de la estación Paternal, instaló un café para que yo tocara allí y no me fuera de noche por ahí ... Toqué con José Martínez. [...] En 1914 se produjo mi "debut profesional" en el café "Paulín". De allí pasé al "Maldonado". Y más tarde en el "ABC", con Manuel Aróztegui como pianista. Tal vez por ese tiempo comenzaron a llamarme "El pibe de La Paternal". Era una manera de diferenciarme de otros bandoneonistas. Fue una época en que toqué en academias (es decir, casas de baile) y formativos, aquellos sitios donde la mujer cobraba por bailar. Hasta que en 1916, Francisco Canaro me convocó para tocar en los bailes de Carnaval del teatro "Politeama" de Rosario. Como se le había ido Vicente Greco, José Martínez vino a buscarme. A mi regreso a Buenos Aires formé mi primera orquesta. Un cuarteto que completaban José Pracánico en el piano, Emilio Fresedo y Francisco Confeta en violines. Trabajábamos en una academia situada en Cuyo al 1100. 
Una noche llegó "Tito" Roccatagliata para ofrecerme actuar en el cabaret Montmartre. Es que él, junto con Arolas y Juan Carlos Cobián, abandonaban el sitio y buscaban otro conjunto que los reemplazara. Llamé a José Martínez y a Rafael Rinaldi. Y se agregó, a instancias de Martínez, el mismo Canaro. De allí pasamos al Royal Pigall y al poco tiempo reemplacé a Arolas en el trío con Cobián y "Tito". [...]


                                                             

Tango "Royal Pigalle" compuesto en 1916


Éste era un trío de bandoneón, violín y guitarra, puesto que el pianista Juan Carlos Cobián ejecutaba este último instrumento como gran novedad del momento, actuando en los cabarets "Armenonville" y "L'Abbaye" y grabó dos discos (cuatro temas) a fines de 1917 para el sello Tele-phone según el siguiente detalle:
Disco 3066: "Buenos Aires tenebroso"; tango (David "Tito" Roccatagliata)
                   "Amoníaco"; tango (Osvaldo Fresedo)
Disco 3082: "La cumparsita"; tango (Gerardo Matos Rodríguez)
                   "Don Pancho"; tango (Osvaldo Fresedo)

Al año siguiente, la empresa Lombart inauguró el "Casino Pigall" en Maipú 340, con la única actuación de la orquesta tzigana "Mirabell", al que se le incorporaría en forma eventual y sólo para la ejecución de tangos, un bandoneón. Para tal tarea, fue convocado Fresedo. Y fue tal el éxito obtenido por "El pibe de La Paternal", que la empresa le propuso la formación de una orquesta típica para alternar con el conjunto tzigano.
Fresedo formó su agrupación de la siguiente manera:
Violines: Julio De Caro - Juan Köller
Bandoneón: Osvaldo Fresedo
Piano: José María Rizzuti
Contrabajo: Hugo Baralis
Esta orquesta trabajó allí durante un año hasta que en 1920 los directivos de la Casa Víctor, decididos a competir seriamente con la empresa Odeón (que lideraba el mercado del tango con sus dos grandes estrellas (Roberto Firpo y Carlos Gardel), contrataron a Fresedo y a "Tito" para integrar una orquesta típica y para el lugar que ocupaba Cobián fue convocado Enrique Delfino, a quien ellos conocían por haber grabado en 1917 solos de piano para la empresa. Viajaron a la casa central de la Víctor, ubicada en la ciudad de Candem, Estado de New Jersey y una vez allí el conjunto se completó con el violinista chileno Luis Infante Arancibia ("Luis Alberto Infantas") y el violonchelista germano-estadounidense (de formación clásica) Alfred Lennartz. Entre el 24 de agosto y el 2 de septiembre de 1920 registraron 50 grabaciones, comenzando la serie con el tango de Augusto Pedro Berto: "Don Esteban" (Víctor 72804a/B-24401-2) y finalizándola con la grabación del tango de Fidel del Negro: "Alma cansada" (Víctor 72899a/B-24450-1). 
A guisa de culminación de los registros de esta orquesta, el 3 de septiembre, Delfino grabó cuatro solos de piano: 
"Delfy", tango (A. A. Aieta), matriz Nº B-24451-5 y "Flor de fango", tango (A. A. Gentile), número de matriz B-24452-1 [ambas caras del disco Víctor 72831]; 
"Amores viejos", tango (E. Delfino), matriz Nº B-24453-2 y "Raulito", tango (E. Delfino), matriz B-24454-1 [que integraban el disco Víctor 72902). 
Y la totalidad de grabaciones se completó ese mismo día con dos solos de bandoneón por Fresedo: "Bélgica", tango (E. Delfino), matriz B-24455-2 y "Nueva York", tango (O. N. Fresedo), matriz B-24456-2 [las dos caras del disco Víctor 72966].


                                    Panchito; tango (O. N. Fresedo)
                                           Orquesta Típica Select
                                   Grabado el 26 de agosto de 1920
                                        Víctor 72808b/B-24409-1

                                                 
                    video