.

.

miércoles, 22 de abril de 2015

LA EXTRAORDINARIA CARRERA ARTÍSTICA DE "CHARLO" - TERCERA PARTE

Para la fecha que estamos transitando, "Charlo" ya era uno de los intérpretes más importantes y requeridos. Él mismo se encargó de detallar sus actividades de entonces con estas palabras:
"[...] Ensayaba todos los días, cinco horas. Pero mi actividad comenzaba a las ocho de la mañana: en la terraza de mi casa hacía gimnasia diariamente. 
Luego venía a casa mi profesor de canto: Enrico Castronuovo. Grababa con Canaro, con Lomuto y como solista. Tenía radio tres veces por semana. Hacía fines de fiesta en dos o tres cines, en dos secciones. Era muy difícil que me encontraran fuera de mi casa después de la una. En 1929 me llamaron del Uruguay para inaugurar el cine Rex, de la cadena de Max Glücksmann. Cuando llegué a Montevideo, Eduardo Messutti, jefe de prensa de Odeón, quien tenía un hijo empresario del teatro 18 de Julio, me solicitó que me presentara allí. En ese momento estaba la compañía de Antonio De Bassi y estaban atravesando un mal momento. La cuestión es que actué allí, antes del Rex y con tal éxito que, según tengo entendido, la compañía recuperó sus pérdidas. 
Hay que sumarle a esa actividad los concursos de Glücksmann. En el mismo día se abrían los sobres, la orquesta lo ejecutaba y yo debía estudiar letra y música ... Demasiado.
Todo se sumó para que sobreviniera un surmenage.
[...]
Yo nunca me di cuenta que tenía los nervios destrozados hasta que comencé a practicar esgrima. Enrique Lúpiz, quien venía a verme a la radio, se propuso hacer de mí otra persona. Gracias a él y al deporte, en tres meses cambié totalmente."



                                                    

"Charlo" con Ignacio Corsini en 1931


En 1930 y 1931 coincidieron los tiempos culminantes de "Charlo" y de Francisco Canaro. La conjunción de cantor y orquesta pasaba por su momento cumbre. Los triunfos se sucedían sin solución de continuidad. El maestro "Pirincho" había elevado en mucho la jerarquía de su conjunto con el regreso al mismo (al comenzar la temporada del '30) del excelso violinista Cayetano Puglisi, quien volvía tras haber hecho su propia experiencia como director.
Más allá de los gustos personales, que siempre son opinables, la orquesta Canaro de esos años puede ser considerada como la mejor de toda la historia del tango. La perfecta integración que habían conseguido sus músicos, todos de excelente nivel, sumada a la sabia mano del director, permitía arrancar de los instrumentos sonidos armoniosos que elevaban al máximo la calidad de las melodías que interpretaban y esta afirmación puede ser comprobada especialmente en sus grabaciones con cantor-estribillista, en las que la orquesta ofrece su mayor lucimiento.
Este conjunto formaba de la siguiente manera:
Violines: Cayetano Puglisi - Octavio Scaglione - Marcos Larrosa -
              Bernardo Stalman - Mauricio "Mise" (Mauricio Miseritzky)
Bandoneones: Ciriaco Ortiz - Juan Canaro - Ángel Ramos - Federico Scorticatti - 
                      Horacio Gollino
Piano: Luis Riccardi
Contrabajo: Olindo Sinibaldi
Riccardi cumplía también la función de arreglador de la orquesta y Ramos alternaba su labor como bandoneonista con la de cantor, tarea que desarrolló realizando varias grabaciones en dúo con "Charlo" quien, además, formó otro y muy exitoso con Ada Falcón, siempre bajo la insuperable dirección del maestro Canaro.



                                                               

Fotografía de Francisco Canaro dedicada a "Charlo" en 1931


Las extraordinarias virtudes de cantante que poseía nuestro artista fueron descriptas de forma exacta por la máxima autoridad en la historia de las orquestas típicas, el historiador Dr. Luis Adolfo Sierra, palabras tan justas que con ellas no se puede menos que coincidir y destacar.
"Expresó Charlo un mensaje de elocuente contenido emocional y honda creatividad de una bien adquirida escuela de canto. 
Voz potente y caudalosa de barítono atenorado, perfectamente impostada, de tan agradable timbre como homogénea ductilidad. Registro espontáneo y admirable afinación desprovisto de esforzadas estridencias o arrebatos operísticos y siempre con legítimo sentido de tango, sin amaneramientos efectistas [...] Cualidades todas de "Charlo" [...]
La calidad y la fuerza expresiva, con el manejo seguro de inflexiones inteligentemente  condicionadas al contenido argumental y sonoro propuesto fueron atributos irrebatibles del notable intérprete. [...]
"Charlo fue por excelencia el cantor de sólida formación académica que supo agregar al tecnicismo de su escuela musical toda la frescura y la comunicativa espontaneidad que debe prevalecer en todas las formas del canto, preferentemente en las manifestaciones de música popular. Al cantor de excepcionales aptitudes debe agregarse un músico integral de sólidos conocimientos y dominio absoluto del piano, de la guitarra, del acordeón y del arreglo instrumental. Tres eximias aptitudes interpretativas complementaron su tan brillante y prolongada trayectoria profesional. [...] 



                          Ilusión marina; vals (J. Sureda - A. Sureda)
                             "Charlo" - Orquesta Francisco Canaro
                                   Grabado el 2 de julio de 1931
                                         Nacional 16270a/6749


                    video